Custodia de menor en exclusiva para el padre. Medidas provisionales. Denuncia previa por violencia de género archivada por falta de pruebas.

Mediante Auto de 4 de abril de 2017, un Juzgado de Primera Instancia de la provincia de Barcelona, bajo la dirección letrada de la abogada Montserrat Pérez Fernández (datos de contacto al final de este escrito),  ha otorgado la guardia y custodia del hijo menor común, de 3 años,  en exclusiva al padre, fijando para la madre un régimen de visitas y una pensión de alimentos a favor del menor.  Ambos progenitores solicitaban la custodia para sí y aunque el Juez considera que lo ideal hubiera sido que se fijara una custodia compartida entiende que atendiendo al interés superior del menor éste debe estar con su padre.

El Auto deja claro que ambos progenitores son idóneos para tener la custodia del menor. Tienen capacidad e interés en el cuidado del hijo común. Ambos además gozan de tiempo suficiente para atenderle por sus horarios de trabajo.

La parte que en este caso decía que el otro no era idóneo para ejercer la custodia era la madre respecto al padre y el Juez determina que entonces a ella le debe corresponder probar esa pretendida inidoneidad, cosa que no ha sucedido.

El interés y la capacidad del padre para cuidar y criar a su hijo común se ha mostrado sobradamente en el acto de la vista. Recoge a su hijo de la guardería, conoce a las profesoras y cuidadoras, a los pediatras, ha visitado futuros colegios para el menor e incluso puede adaptar su horario laboral en beneficio del hijo.

Existe una denuncia previa de la madre hacia el padre por malos tratos. Dicha denuncia fue archivada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer por entender que no hay indicios de criminalidad suficiente, no están acreditados “mínima y seriamente las alegaciones que la víctima refiere”. El instructor considera poco seria o creíble la imputación hecha por la madre.

El Juzgador considera que podrían darse circunstancias óptimas para que se adoptara un régimen de custodia compartida del menor, pero encuentra diversos obstáculos para ello: los progenitores residen en domicilios ubicados en poblaciones distintas, por ello debe optarse por uno de los dos para ejercer la custodia y se decanta por el padre por diversos motivos.

La madre ha abandonado el domicilio familiar en diversas ocasiones, supuestamente por una situación de malos tratos que no se ha probado.  Además, una vez supo de la presentación de la demanda por parte del padre, realizó un cambio de domicilio del menor de manera unilateral, sin conocimiento ni consentimiento del padre.  En tercer lugar, la situación que más estabilidad ofrece para el menor es quedarse en el domicilio familiar, donde tiene su guardería, pediatra y entorno familiar cercano, como los abuelos paternos. Los lazos familiares con la familia del padre son más sólidos y consolidados.

Por todo ello el Juez resuelve concede hasta la vista principal, la custodia de forma exclusiva al padre y fijar un régimen de visitas y una pensión de alimentos a favor del menor para la madre, atribuyéndose el uso del domicilio familiar a padre por quedarse con él el hijo, siendo que además es un bien privativo suyo y que la madre ya se había trasladado a otro domicilio.

Montserrat A. Pérez Fernández.  Abogada. RM ASOCIADOS.

Tel. 93.231.95.14

montserratabogada@hotmail.com

Leave a reply

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.